Articulos

Guillermo Moreno Rumié

leyenda viva del baloncesto nacional

Por: Natalia Moreno Roldán

Moreno Rumié nació hace 67 años en Cali. Hijo de una familia tradicional, tuvo por padre a un laureado jurista que además de Magistrado de la Corte Suprema de Justicia de Colombia, fue Gobernador del Chocó, escritor, rector y profesor universitario. Su madre, con ancestros sirios y férreo carácter, crió una familia feliz de cinco hijos, en su casa ubicada en el corazón deportivo de la ciudad, el Estadio Pascual Guerrero y el Coliseo Evangelista Mora. Desde su primera infancia, su padre lo llevaba a ver competencias deportivas, de manera que el niño pidió su primera pelota naranja y comenzó a driblar día y noche hasta el cansancio. Aún hoy, debajo de su cama, reposan varias esféricas, testigos de más de 50 años de vida dedicados al deporte de la cesta y el balón.

Se sienta frente a mí y observo su cabeza blanca de canas y su cuerpo de deportista, que conserva gracias a los 6 kilómetros que corre a diario. Comenzamos la entrevista escuchando un marcado acento caleño en su voz. Lo imito y le digo: Mirá, vé, contános un poco de tu historia y amor por el baloncesto. Ya en serio:

Háblenos de su experiencia inicial como jugador de baloncesto.

Mi experiencia como jugador fue muy grati cante. Dentro de los sueños que tenía estaba cumplir con unos objetivos que me propuse y que escribía durante mi época de estudiante. Primero formé parte del equipo del colegio San Luis Gonzaga en Cali y del colegio de Cristo en Manizales en el cual terminé mi bachillerato; luego entré a la selección Valle y después a la selección Colombia. Conseguí una beca para estudiar en Estados Unidos en la Morgan State University y allá jugué en una liga menor, no llegué a ser de la NBA como quería, pero participé como jugador en un equipo del país que es la potencia más grande del básquet en el mundo. Felizmente todas esas metas las cumplí. Luego hice parte de campeonatos de la liga Colombiana y fui jugador de la selección Colombia hasta 1986. También formé parte de la liga de Venezuela durante dos veranos mientras estudiaba en Estados Unidos.”

¿Cómo fue la transición de jugador a entrenador?

“Siempre tuve en mente ser entrenador. El rector del colegio me ofreció dirigir el equipo del plantel cuando tenía 15 años; así comencé a entrenar niños de 10 a 12 años. Ganamos el intercolegiado que en esa época era un torneo muy importante, otra cosa completamente diferente a lo que vemos hoy. El Coliseo Evangelista Mora a reventar de público. Grandes barras de jóvenes apoyando a sus equipos. Sentí que eso era lo mío, bien fuera ser entrenador de baloncesto o profesor de educación física.

El paso de ser jugador a director técnico es un poco difícil. Uno no deja de ser jugador hasta que logra aterrizar. Dicen que el 95 % de las cosas se aprenden viéndolas, yo podía mostrarles a mis deportistas cómo y cuándo se podía a hacer, para mí era fácil hacer esas demostraciones por mi trayectoria como jugador.

Una vez obtuve mi grado en Educación Física, Recreación y Deporte en el año 1977 en USA, llegué a trabajar al Valle del Cauca con dos objetivos: mejorar la categoría junior de la liga como entrenador y seguir jugando con el equipo de mayores. En el año 1979 el único entrenador nombrado era yo, guiaba a todas las categorías, excepto en la que yo jugaba. Eso me ayudó mucho y me abrió los ojos sobre la necesidad de capacitarme para no quedarme atrás en las nuevas metodologías. Afortunadamente todos los años pude hacer capacitaciones en Estados Unidos, yendo a clínicas, cursos especiales y viendo vídeos; viajé desde el año 1980 hasta el 2008, sin interrupción, pasaba casi 5 o 6 semanas instruyéndome para tratar de traer lo mejor a Colombia.

El papel y el lápiz parecen estar des- tinados a desaparecer en el mundo digital, pero en la vida de Guillermo Moreno Rumié, son cientos las tablas y cuadernos que ha llenado en un idioma casi de jeroglificos para los no entendidos. En miles de hojas y cuartillas pone en práctica sus profundas investigaciones y actualización sobre técnicas y estrategias del baloncesto para aplicarlas como maestro a sus pupilos.

En 1984 logramos que la selección Colombia femenina de mayores fuera campeona suramericana derrotando a Brasil, el archi-favorito de siempre. Entonces tuve un reconocimiento in- ternacional. Trabajé como entrenador de la Selección Colombia en todas las categorías, femenina y masculina hasta 2007. En 2016 me reintegré y aquí sigo hasta la fecha.”

¿Por qué se acostumbró a escribir sus conocimientos y planes de entrenamiento de un modo tan detallado y riguroso?

“En la década del 70 llegaron a Colombia entrenadores de los llamados Cuerpos de Paz de Estados Unidos. Los seguía a todas partes para captar su método de trabajo y veía que ellos escribían sus planes de entrenamiento, eso me llamó la atención. Desde ahí, pensé: si ellos lo escriben y son los mejores, yo haré lo mismo. Yo ponía todas las observaciones en el papel, permite hacer seguimiento muy meticuloso y muy estricto, como jugador y entrenador. Aún hoy lo hago.”

En 2018 fue Director Técnico del equipo femenino en el Mundial de Bielorrusia. ¿Qué signi có esto para el baloncesto de Colombia?

Fue un logro histórico por tratarse de la primera clasficación de un equipo colombiano a un mundial de baloncesto por derecho propio, estábamos entre los 16 mejores equipos del mundo. De ese grupo que llevé a Bielorrusia, 7 jugadoras se engancharon en otro pre mundial y clasi caron a otro mundial en Tailandia. El equipo femenino ha podido clasi car por derecho propio a dos mundiales.”

¿Por qué ha continuado con el baloncesto a pesar de las di cultades de este deporte en el país?

“Esto es como un apostolado, una pa- sión, un regalo de Dios. La gratificación.

Los números de Moreno Rumié “En su carrera como entrenador ha dirigido a Piratas de Bogotá, Leones de Nariño, Paisas de Antioquia, Sa- bios de Caldas, Indervalle, y Caño- neros de Cúcuta.
Dos títulos del Suramericano Feme- nino de Mayores, la clasi cación al Campeonato Mundial Femenino U17 en Minsk (Bielorrusia) y cua- renta títulos en competencias del orden nacional, lo convierten en el entrenador con más logros en su país.”
Fuente: (Wikipedia, 2018).