Articulos

El tragico vuelo del Manchester United

Por: Tobías Carvajal Crespo
REVISTA EPOCAS #173

El desastre aéreo tuvo lugar en Munich cuando el Airspeed Ambassador que realizaba el vuelo 609 se estrelló en el aeropuerto de Munich-Riem.

Gabriel Hanot nació el 6 de noviembre de 1889 en Arras, oeste de Francia. El hecho de hacer presencia en la I Guerra Mundial, alineado en los ejércitos de su país, lo privó de la práctica del fútbol, ya que una lesión de rodilla habría de impedírselo para siempre. Luego de concluir el evento bélico, su disyuntiva fue abrazar la profesión de entrenador o periodista. Optó, podría decirse que exitosamente, por ambas.

Como periodista alcanzó prestigio en el diario deportivo Miroir des Sports y más tarde en el renombrado L’Equipe, medio impreso gestor de grandes acontecimientos en el mundo del deporte. Como técnico, estuvo al frente de la selección de Francia entre diciembre de 1945 y junio de 1949. A raíz de haber perdido su país un partido frente a España por 1-5 a comienzos de 1950, presentó renuncia irrevocable como entrenador, luego de escribir, en su condición de periodista, una durísima crónica en la cual reconocía sus errores en la conducción técnico-táctica del partido.

A este sí, honorable caballero del deporte, se debe el esta- blecimiento en diciembre de 1954, desde las páginas de L’ Equipo, donde era su editor, de la famosa Copa de Europa (Copa de Clubes Campeones de Europa) con sólo 16 equipos en su inicial versión. El primer partido se jugó el 4 de septiembre de 1955, entre Sporting de Portugal y el Partizán de Belgrado. Posteriormente pasó a identificarse como Liga de Campeones de la UEFA -en inglés UEFA Champions League- como se menciona generalmente en los diferentes medios de comunicación mundial de nuestros días.

Pues bien, en cumplimiento de una de las primeras edi- ciones de este magno certamen -1958- el famoso Manchester United, cuyos orígenes se remontan a 1878, viajó a Belgrado, capital de la entonces Yugoslavia, para jugar frente a Estrella Roja, fundado el 4 de marzo de 1945. Ese partido, segundo de la ronda de cuartos de final, concluyó con empate a 3 goles. Manchester clasificó para jugar la semifinal frente al Milán, pues en el estadio de Old Trafford había triunfado poco antes por 2-1. Marcador global 5-4 en provecho de los dirigidos por el escocés Matt Busby (1909-1994) quien como técnico estuvo al frente de esa divisa por 24 años (1945-1969). ‘Longevidad’ muy parecida al hoy de nuestro fútbol.

El viaje de regreso a Londres, en la tarde del 6 de febrero de 1958, se programó con una escala técnica en Münich, para reabastecimiento de combustible. Hacia las 3 de la tarde el piloto de la aeronave de la British European Airways, capitán James Thain (1921-1975) intentó en dos ocasiones fallidas levantar vuelo. En la tercera oportunidad el avión, al final de la pista, no tomó altura suficiente y se estrelló contra una casa deshabitada y un camión, estallando en llamas. De los 38 pasajeros, 23 perecieron, entre ellos 8 notables figuras del campeón inglés. Preciso citar a Duncan Edwards, el mejor jugador de su tiempo, en concepto del mítico ‘Bobby’ Charlton, quien milagrosamente sobrevivió al mismo siniestro y en 1966 condujo a Inglaterra a la obtención de su única Copa Mundo hasta la fecha. Edwards sobrevivió 15 días, pero el destrozo total del hígado lo llevó a la muerte. Había hecho su estreno con Inglaterra a los 18 años y 183 días, jugando contra Escocia. Como juvenil ídolo de su época, en la iglesia Saint Francis hay 2 vitrales con su efigie. Igualmente una estatua, jugando al fútbol.

Las autoridades alemanas culparon de la tragedia al piloto, no obstante atribuirse el siniestro a una finísima capa de hielo al final de la pista, circunstancia que hizo, según las investigaciones, que el avión perdiera fuerza en el carreteo antes de alzar vuelo. Lo cierto del caso es que el infortunado piloto, marginado de su cargo  jamás volvió a volar dedicó los siguientes 10 años de su vida (tenía 38 al momento de la tragedia) a limpiar su imagen del múltiples acusaciones. Hacía 1967 el Primer Ministro Británico Harold Wilson, manifestó al salir de un partido del Manchester, que con el piloto James Thain se había cometido una gran injusticia.

 

Sus últimos años los vivió al lado de su esposa en Berkshire, uno de los 47 condados de Inglaterra, donde murió en 1975 a los 53 años, víctima de un fulminante paro cardíaco.

 

Matt Busby, recuperado mental y físicamente del acciden- te, tomó de nuevo las riendas del equipo y exactamente una década más tarde -1968- llevó al Manchester United a su primer gran título, luego de superar en la final, en tiempo extra (reglamentario 1-1) al Bénfica de Portugal, ante 100.000 personas en el estadio de Wembley por 4-1, con goles de ‘Bobby’ Charlton 2, George Best y Brian Kid. Por Portugal anotó Graca. Era el equipo lusitano del genial

Eusebio, consagrado goleador mundialista en el certamen inglés de dos años antes.

Busby es uno de los pocos entrenadores que guran en la lista de honor de la reina Isabel II. En 1968 fue nombrado Sir y en 1979, presidente del Manchester.

Los futbolistas del Manchester United Dennis Viollet (izquierda) y Albert Scanton comparten unas frutas en el Hospital Isar, después del accidente aéreo al que sobrevivieron. (Foto: Keystone/Hulton /Getty Images)